Cómo Funciona

¿Cómo funciona?

El tratamiento con Oxigenación Hiperbárica es un método no invasivo que consiste en suministrar aire y oxígeno a presión mediante una Cámara Hiperbárica, cabina o recipiente presurizado a 1.4 atmósferas (ATM), superior a la presión atmosférica ambiental normal que es de 1 ATM. El principio de funcionamiento es la ley de Henry, que dice “los gases se diluyen en los líquidos cuando están sometidos a presión” y comprendemos cómo actúa una cámara hiperbárica observando una botella de agua mineral gasificada. En la botella cerrada y bajo presión, no hay burbujas. En esta condición, el agua se encuentra a 1.1 atmósferas de presión (ATM), logrando por la ley de Henry que el gas se diluya en el agua a presión. Al abrir la botella, aparecen las burbujas por la falta de presión. Nuestra sangre es líquida y la cámara hiperbárica es como un envase, donde ingresamos y se presuriza a 1.4 ATM. De esta forma, respirando oxígeno, diluimos este gas en la sangre, elevando varias veces el O2 en los tejidos y resultando en una significativa Hiperoxia y su extensa cadena de beneficios.